Home >> Colicos del lactante

Colicos del lactante

Post on By admin

el colico en un recien nacido

Mi bebé llora, pero… ¿por qué llora? No parece tener hambre y su pañal está limpio… La temperatura es la adecuada y a pesar de cogerlo en brazos, no se calma… ¿Qué le puede pasar? ¿Qué debo hacer? Pasa 1 hora y sigue llorando de manera vigorosa, son las 2 de la madrugada y decido llevarlo a urgencias, pero una vez allí, el bebé de repente deja de llorar y ahora está tranquilo y dormido…

Muchos papás ya habréis escuchado hablar de los cólicos

 

del lactante, y eso es porque se trata de una entidad muy frecuente en el bebé y motivo muy habitual de consulta en urgencias o atención primaria. Su frecuencia es muy variable, estimándose entre un 10-40% de los niños, según los criterios empleados para su diagnóstico. Se trata de un trastorno funcional, no una enfermedad como tal. Aún así,  es muy incapacitante y genera muchas preocupaciones; el bebé llora excesivamente y no hay consuelo inmediato ni un tratamiento único efectivo. Los cólicos crean una importante ansiedad y cansancio en los cuidadores. No obstante, la parte tranquilizadora es que el bebé está sano y la gran mayoría se resuelve espontáneamente a antes de los 4 meses.

 

Un bebé puede llorar porque tenga hambre, esté incómodo (pañal sucio, temperatura) o que reclame contacto con sus padres (no se malcría por cogerlo en brazos…). En el bebé hay que cubrir las “3 C”: calor (puede llorar por frío o por calor, no nos pasemos tampoco en el abrigo), cariño y comida. Si no se tranquiliza cubriendo estas demandas y sigue llorando, es posible que se trate de cólicos. Recalcar que para que se diagnostique de cólicos el bebé no ha de presentar otros síntomas como fiebre, vómitos, diarreas, etc. La irritabilidad o el llanto es un síntoma muy inespecífico y puede ser la manifestación de otras enfermedades que es conveniente descartar, por lo que, ante la duda, llévelo a urgencias.

 

Desafortunadamente su causa no es bien conocida e intervienen varios factores. Se ha atribuido a inmadurez del sistema digestivo y nervioso, gases, alteraciones en la flora intestinal, escasa o excesiva motilidad intestinal, poca digestión del alimento, hipersensibilidad del intestino, alergia o intolerancia a proteínas de leche de vaca…, o a factores psicológicos o sociales.

¿Lo que tiene mi bebé son cólicos?

 

Se dice que un bebé tiene cólicos cuando presenta episodios de llanto excesivo de inicio y fin súbito, con encogimiento de piernas, nerviosismo y enrojecimiento de la cara. Suele empezar a las 2 semanas de vida, siendo más frecuente al mes y medio, y desaparecer a los 4 meses. El bebé por el resto está sano (sin otros síntomas) y con buena ganancia de peso. Pueden tener dificultad para dormir, notarlos molestos e inquietos, con emisión de gases. Ocurre predominantemente por la tarde-noche y/o tras las tomas, pero pueden suceder a cualquier hora o incluso estar presentes durante todo el día.

¿Se le ha de hacer alguna prueba?

 

El diagnóstico es clínico y no requiere ninguna analítica ni prueba de imagen (radiología, ecografía abdominal…). Se diagnostica por la regla de “los 3 de Wessel”: episodios de llanto intenso y vigoroso al menos 3 horas al día, 3 días a la semana durante al menos 3 semanas en un bebé sano y bien alimentado. Se denomina cólico a un dolor agudo, intermitente y espasmódico.

 

¿Cómo se trata el cólico del bebé?

 

aliviar los colicos de bebes

Dado que no se conoce una causa concreta, tampoco hay un tratamiento dirigido que haya demostrado resolver los cólicos. Es primordial explicar a los padres que es un proceso benigno y autolimitado, con resolución espontánea y que afortunadamente no deja secuela alguna. Es muy importante recomendar a los padres que recurran a ayuda familiar o de amigos para reducir el estrés, tomándose un descanso, sin ser por ello, peores padres ni mucho menos. No obstante, se conocen un elevado número de tratamientos/consejos propuestos para su manejo que pueden mejorarlos:

-Medidas posturales: colocar al bebé boca abajo en el brazo con la mano aplicada en el abdomen, o sobre el pecho de la mamá o papá.

-Estimulaciones sensoriales: balanceo en la mecedora o cochecito, paseos en el coche (el movimiento y/o vibración les tranquiliza), baño, contención envolviéndolos con una manta o con nuestras manos/brazos. También se ha hablado mucho de los masajes en el abdomen del bebé en sentido horario o del sonido/música suave…

-Probióticos: Colimil baby®, L.reuteri …

-Alimentación: fórmulas especiales (HA hipoalergénicas, sin proteínas de leche de vaca o elementales, leche de soja, leche AC anticólica, con fibra), modificaciones en la dieta materna, técnicas de alimentación para evitar ingesta excesiva de aire como un biberón adecuado, que el bebé eructe bien tras las tomas, comprobar técnica de lactancia materna (que la boca del bebé envuelva bien todo el pezón y aréola), cantidades adecuadas de agua y polvo de leche artificial, manzanilla… No obstante, antes de hacer modificaciones en la dieta, consulte con su pediatra.

-Homeopatía

Ser papá o mamá no es fácil, y nadie te enseña para ello. En el día a día, surgen múltiples dudas y no sabes si lo estás haciendo bien o mal… Los cólicos del lactante son una de ellas. Esperamos haber respondido algunas de las preguntas que surgen en esta situación.

This entry was posted on jueves, noviembre 23rd, 2017 || . ||

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *